Shares

Imagen: www.valenciacf.comUn año más, el Valencia volvió a realizar un gran partido, con una sobresaliente primera parte, y tuvo contra las cuerdas al Barça, pero de nuevo, faltó culminar el gran partido con una gran victoria. El conjunto de Guardiola estuvo seriamente tocado durante varios momentos del partido, pero  se salvó in extremis del K.O. y al final anduvo cerca de llevarse una victoria que, a todas luces, hubiese resultado inmerecida. El dos a dos final es un resultado más justo viendo el desarrollo del partido, con un Valencia superior en muchas fases del encuentro, pero con un Barcelona que en la recta final acabó creando claras ocasiones, aprovechando el bajón físico de los de Emery.

 

El técnico vasco sorprendió alineando a Canales de partida, pero por los demás, dispuso un once cercano al esperado. Guardiola, por su parte, optó por un 3-4-3, un esquema con el que el Barcelona había conseguido grandes resultados en partidos pasados. Con Alves liberado de funciones defensivas y Mascherano como hombre pendiente de la banda izquierda valencianista, el conjunto che encontró un filón por dicha banda. El flanco izquierdo formado por Jordi Alba y Mathieu en posición más adelantada volvió a dar grandes resultados una vez más, y durante el primer tiempo, las llegadas con peligro se sucedieron una tras otra.

 

Un disparo escorado de Pedro fue el poco peligro de los culés antes de primer gol del Valencia, un gol tempranero, a los once minutos del partido. Mathieu centró desde su banda y Abidal en su intento de despeje se introdujo el balón en su propia portería. Pero poco duró la alegría valencianista. Aún estaba la afición saboreando el gol cuando llegó el gol de Pedro, precedido de un gran pase de Messi. En un visto y no visto, el partido estaba uno a uno.

 

Lejos de venirse abajo con la rápida respuesta del Barça, el Valencia siguió controlando las llegadas del conjunto de Guardiola, que apenas llevó peligro, para salir rápidamente al ataque, sobretodo, como se ha señalado, por banda izquierda. El segundo gol vino, una vez más por esa banda. Banega, magistral una vez más, le metió un balón en profundidad a Mathieu, a quién si no, para que el galo centrase, el balón se pasease, y acabase en los pies de Pablo, que definió desde el segundo palo. El Valencia volvía a adelantarse, reponiéndose del palo que supuso el gol de Pedro, y demostrando que era capaz de superar a su rival y a las adversidades. Las cosas pintaban bien.

Y aún mejor se pudieron poner de haber aprovechado una de las múltiples internadas por banda. La más clara de las ocasiones llegó ya en la recta final. Una vez más, fue Mathieu quien puso el centro, pero Soldado, a puerta vacía, falló incomprensiblemente.

 

Al descanso la sensación que quedaba era la de que el resultado podía haber sido mayor, ante un Barcelona que apenas creó peligro, y que se las vio y se las deseó para parar las acometidas por banda izquierda. No obstante, también había cierto miedo a la reacción blaugrana, sobretodo cuando al conjunto che se le acabase el fuelle, cosa que ha venido ocurriendo durante los últimos partidos.

 

Tino Costa entró de partida en el segundo tiempo, sustituyendo a un Albelda que acabó lesionado tras realizar una gran primera parte. El Valencia, todavía con fuerzas, llegó de nuevo al área barcelonista en estos primeros minutos, pero seguía sin encontrar el gol de la tranquilidad. Poco a poco el Barcelona consiguió sacudirse el peligro, pero todavía le faltaba crearlo. Con la entrada de Villa, de Adriano y de Thiago, el conjunto de Guardiola subió una marcha más, ante un Valencia cada vez más cansado por el colosal esfuerzo desplegado. Poco a poco, los atacantes blaugranas fueron encontrándose más cómodos, pudiendo dominar en campo contrario para buscar los espacios, y así, tras una clara ocasión de Messi, acabó llegando el empate, obra de un Cesc que sigue en racha goleadora. En los últimos minutos tocó sufrir el acoso del Barça, que gozó de un par de claras ocasiones, si bien el Valencia aún asomó la cabeza en ataque de la mano de la genialidad de Banega y de la velocidad de un Piatti que sustituyó a un fundido Mathieu. En una contra en la que Piatti no vio a Soldado solo, y en una falta perfecta para un Tino que había entrado por Canales, que Velasco Carballo prefirió convertir en ley de la ventaja, pudo estar la oportunidad de redondear el partido y alcanzar la gloria, pero no pudo ser. El encuentro acabó con la expulsión de Jordi Alba en los últimos minutos. Lo cierto es que el arbitraje de Velasco Carballo no dejó contento a ninguno de los dos equipos.

 

En definitiva, un gran partido y un gran Valencia, pero queda de nuevo una sensación agridulce al ver esfumarse entre los dedos la oportunidad de ganarle al Barcelona y certificar la gesta. Otra vez será, y a este paso, llegará pronto.

 

FICHA DEL PARTIDO

Valencia: Guaita, Miguel, Rami, Víctor Ruiz, Mathieu (Piatti, min. 72), Albelda (Tino Costa, min. 46), Éver, Pablo Hernández, Canales (Jonas, min. 68), Jordi Alba y Soldado.

Barcelona: Valdés, Dani Alves, Mascherano, Puyol (Thiago, min. 62), Abidal, Xavi, Busquets, Keita( Adriano, min. 57), Cesc, Messi y Pedro (Villa, min.57).

 

Goles: 1-0 Abidal (pp) (min. 11), 1-1 Pedro (min. 13), 2-1 Pablo (min. 22), 2-2 Cesc (min. 76).

Árbitro: Velasco Carballo (Colegio madrileño) amonestó a Rami, Soldado y Jonas, del Valencia CF y a Mascherano, del Barça. Expulsó a Jordi Alba por roja directa en el minuto 90.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de Liga BBVA. Camp de Mestalla.