Imperdonable

El Valencia dejó escapar una oportunidad inmejorable para sacar un resultado positivo del Pizjuán y acabó cayendo derrotado por un gol a cero. Después de una lamentable primera mitad, el conjunto de Emery lo tuvo todo de cara en la segunda parte, en la que dispuso de un penalti a favor y en la que el Sevilla se quedó con nueve jugadores. El fallo de Banega en el penalti, la inoperancia a la hora de crear peligro, y una infantil acción de Aduriz, que respondió a las provocaciones sevillistas dejando al Valencia con diez, impidieron al equipo sumar siquiera un punto ante un rival directo.   El Pizjuán sigue siendo un campo maldito para el Valencia desde aquella gloriosa tarde en la que Vicente y Baraja certificaron el sexto campeonato de liga. Desde entonces, se suceden las decepciones, una tras otra. Quitando un empate, las visitas al Pizjuán han sido una sucesión de derrotas en malos partidos. Derrotas ajustadas, derrotas aplastantes, derrotas dolorosas. Desgraciadamente, la historia de hoy ha sido la misma.   Emery apostó por el once previsto, introduciendo a Maduro y a Aduriz, y dando descanso a Soldado. La sorpresa estuvo en la posición de Maduro, que jugó incrustado entre Ramí y Víctor Ruiz, en lugar de formar en el centro del campo junto a Banega y Tino. La probatura no resultó, y el Valencia anduvo muy...

Read More